Concentrador-oxigeno-portatil-estacionario

La terapia de oxígeno no es un tratamiento nuevo, pero la tecnología detrás de la terapia de oxígeno de hoy está avanzando rápidamente. Mientras que los tanques de oxígeno solían ser la única opción real, hoy en día hay concentradores de oxígeno estacionarios y concentradores de oxígeno portátiles que pueden convertir el aire regular en oxígeno concentrado.

Ambos concentradores de oxígeno estacionarios y portátiles operan siguiendo principios similares. Toman aire del entorno, separan el oxígeno de los otros gases y entregan oxígeno concentrado al paciente a través de un tubo respiratorio. Las dos principales diferencias entre los concentradores estacionarios y portátiles son su tamaño y caudales.

Hay diferencias importantes entre los concentradores portátiles de oxígeno y los concentradores de oxígeno estacionarios. Aunque ambos están diseñados para proporcionar oxígeno concentrado a los pacientes, las diferencias son significativas y afectan la decisión de compra. Las principales diferencias entre estos dos tipos de concentradores pueden compararse en cuatro factores principales: la producción de oxígeno, el tamaño y el peso, las opciones de potencia y el precio. También puedes leer qué concentrador de oxígeno es el adecuado para ti.

Los concentradores de oxígeno estacionarios son generalmente más grandes y más pesados que los portátiles, pero también pueden ofrecer mayores tasas de flujo y son a menudo recomendados para los pacientes que necesitan más oxígeno que los concentradores portátiles pueden proporcionar. Los concentradores estacionarios de oxígeno llegan a suministrar de 3 a 10 litros de oxígeno por minuto; los modelos portátiles entregan una media de 1 a 5 litros por minuto.

Los concentradores estacionarios pesan entre 12 y 16 kg y generalmente necesitan ser conectados a una toma de pared para funcionar. A veces se les llama concentradores domésticos de oxígeno porque están diseñados para ser utilizados en un ambiente doméstico. La mayoría viene con ruedas para ser llevadas a diferentes habitaciones de la casa y puede manejar viajes limitados, pero el enfoque de estos modelos es la fiabilidad y el flujo, no la portabilidad.

Los concentradores de oxígeno portátiles proporcionan mayor flexibilidad a los pacientes que no requieren altas dosis de oxígeno. Pueden funcionar en una variedad de fuentes de energía. Estos se hacen lo suficientemente pequeños como para llevarlos debajo de un brazo, en una mochila, o sujetar a un carro para que el paciente pueda moverse libremente en casa o mientras viaja. Los concentradores portátiles pesan entre 2 y 5 kg y muchos vienen con mochilas o carros para mayor comodidad.

Los concentradores portátiles generalmente se consideran un complemento a un concentrador doméstico, en lugar de una alternativa, dando al paciente la seguridad y fiabilidad del modelo estacionario y la libertad del modelo portátil.

Siempre, consulte con su médico antes de tomar cualquier decisión sobre qué concentrador de oxígeno escoger. Su médico puede aconsejarle si un concentrador estacionario o portátil es el mejor para su situación.

¿Tiene preguntas? ¿Necesita asesoría? Estamos aquí para ayudar. Le animamos a que nos contacte para discutir sobre la adquisición de equipos de concentración de oxigeno no dude en contactar a MPC – importadora, distribuidora e integradora de equipo y mobiliario médico en México – que cuenta con una amplia variedad de equipos nuevos que se acomodan a sus necesidades financieras. ¡Contáctanos!

Si está interesado en adquirir un concentrador de oxígeno, puede ver los concentradores de oxígeno de Philips Respironics disponibles en nuestra tienda en línea.

Descarga-tu-guia-gratuita

3 comments

  1. Pingback: Todo lo que no sabías de un concentrador de oxígeno - MPC - Venta de equipo médico en México

  2. Pingback: ¿Qué concentrador de oxígeno escoger? Aquí un artículo sobre EverFlo vs. Millenium - MPC - Venta de equipo médico en México

  3. Pingback: SimplyGo Mini vs. SimplyGo - MPC - Venta de equipo médico en México

DEJA UN COMENTARIO